“Si no sabemos para donde vamos, nunca llegaremos” (Anónimo)

En la web podrán encontrar muchos artículos sobre lo importante que es tener una página web. Les darán tips sobre cómo hacerla o de la mejor forma de presentar los contenidos. Pero lo que nadie les dirá es que esa hermosa, bien diseñada, y en algunos casos costosa inversión, podría no servirles de nada.

Al lector, lo anterior puede parecerle una locura. ¡Si todos dicen de lo imperioso de tener una web y que sin ella no se puede estar en estos tiempos! Hoy, sólo en Chile, hay más de 450.000 sitios web comerciales y un número mayor de sitios de información y contenidos no comerciales. Entonces, ¿cree usted que alguien que no lo conoce llegará a su web, lo visitará, lo contactará, y finalmente, comprará? Probablemente, el número de persona que encuentre su sitio web sea muy reducido y a la vez no cumplirá con sus expectativas.

Soy duro en la reflexión, sin anestesia, a la luz de lo que he podido ver en la otra vereda durante esta semana: he estado con un par de clientes impactados por el aumento en la audiencia de sus sitios en un corto tiempo. ¿Cuál es la razón?

Luego de 20 años desarrollando estrategias digitales, sitios, tiendas online y otras herramientas que ya han pasado de moda, sé que lograr contactos, y finalmente, ventas concretas, es la clave para todos los que navegamos en este mundo.

¿Qué magia hay que hacer con la web? Para lograr un cambio tan radical, en pocas semanas, hay que construir un canal adicional para que las empresas se apoyen y hagan crecer su negocio.

Olvídense de la web, preocúpense de la audiencia de esas compañías y desde ahí deben diseñar una estrategia digital que no sólo considere el sitio.

Una estrategia digital es un plan que ocupa distintos soportes como la página, el desarrollo de contenidos, posicionamiento, redes sociales, blogs, newsletter, etc., elementos que logran una sinergia entre sí y generan visitas de calidad que potencian la marca y que al final, lo más importante, generan ventas.

De nuevo, luego de 20 años de ver cómo el caudal digital crece y muta constantemente, el principal camino es dejar de lado los mitos de esta industria y capacitar a los clientes en tener claro el objetivo de estar online y desde ahí diseñar una estrategia digital, de acuerdo a los recursos disponibles, entendiendo que como mínimo la estrategia debe considerar la web + el posicionamiento + redes sociales, donde los dos últimos ítem pueden ser más importantes que la misma página.

Hoy la tecnología permite que estos servicios no sean prohibitivos para ninguna compañía. No importa su tamaño, todos pueden acceder a una estrategia digital e ir creciendo con ella.

En otras palabras, la estrategia digital, aunque sea muy simple, debe tener dentro de sus objetivos crear comunidad, lo que hará que su web no sólo sea comercial, sino además un referente en su industria; potenciará su marca y fidelizará a sus clientes, entre otros muchos beneficios.

Carlos Filippi

Carlos Filippi es Director de h2ostudio.cl.