Reloj de flores Viña del Mar

Reloj de flores Viña del Mar

El reloj de flores de Viña del Mar, fue construido con el propósito de embellecer la ciudad, ya que por el año 1962, Chile se convertía en sede del mundial de fútbol y la ciudad sería una de las sedes de aquel evento. Distintas especies de flores dan forma a este icono turístico, ubicado en una falda del Cerro Castillo, frente al Balneario de Caleta Abarca, espacio de gran valor paisajístico y uno de los más visitados de Viña del Mar.

Su engranaje original ha variado en dos oportunidades, en la última ocasión su sistema mecánico fue sustituido por un eficiente computador, que lo pone al día en cuanto a tecnología y que le permitirá funcionar por muchos decenios más.

En tanto, la mantención de las flores que tienen una altura de no más de 10 cm, por el movimiento de los punteros y el segundero, se realiza en forma permanente y el cambio de las mismas se efectúa cada tres meses.

El Reloj de Flores se ha convertido en uno de los sitios turísticos más concurridos por los visitantes, y según dicen los habitantes de la ciudad, aquellos que se fotografíen con él a sus espaldas volverán a Viña del Mar.